Planta carnívora

Ratio:  / 3
MaloBueno 
Planta carnívora

Sin lugar a dudas, las plantas carnívoras son las más interesantes que existen en el reino vegetal.

Claro que Mario Bros puede haber tenido algo que ver en el asunto de ponerla en la mira de los más pequeños, pero que son sumamente interesantes es algo innegable.

Las plantas carnívoras evolucionaron para aprovechar condiciones muy difíciles, son plantas capaces de alimentarse de diversas especies de insectos, de pequeños reptiles e incluso de roedores o aves, dependiendo del tipo de planta carnívora que se trate.

Estas plantas crecen generalmente en lugares donde el suelo es pobre, en especial en nitrógeno, como las tierras ácidas pantanosas y los farallones rocosos.

Se piensa que el hábito carnívoro ha evolucionado en, al menos, 10 linajes separados que se encuentran representados por más de una docena de géneros en cinco familias. Estas incluyen alrededor de 630 especies que atraen y atrapan a sus presas, producen enzimas o bacterias digestivas y absorben los nutrientes resultantes. Además, más de 300 especies de plantas protocarnívoras en varios géneros muestran algunas, aunque no todas, de estas características.

carnivoras-pasivaDe trampas pasivas y activas

Las trampas se dividen en pasivas y activas. Las primeras son las que no emplean energía activa de la planta mientras que las segundas si lo hacen. La energía activa puede ser accionada por cambios a nivel celular o por cambios en la presión hídrica interna de la planta.

Las pasivas se dividen a su vez en tres variedades; viscosas, de nasa o ascidios.

Las plantas carnívoras viscosas emplean un adhesivo natural para atrapar a las presas y luego digerirlas lentamente. Las de tipo nasa emplean una serie de pelos que impiden que la presa escape y mediante un tubo, son dirigidas hacia un saco digestivo donde son descompuestas. Las ascidios tienen contenedores llenos de agua y fluidos digestivos que atraen a la presa empleando células nectáreas. Cuando las presas se posan sobre las hojas, resbalan y caen en los contenedores, donde son descompuestas hasta convertirse en un nutritivo jugo.

Las activas se catalogan como de mandíbula o de succión. Las de mandíbula se distinguen por una sección externa dividida en dos lóbulos que cuentan en sus márgenes con espinas agudas y largas. En el interior poseen células que segregan enzimas digestivas y entre estas dos zonas se encuentran células productoras de néctar que actúan de carnada.

carnivoras-mandíbula

En el centro del limbo foliar tienen pelos disparadores que activan la trampa cada vez que un insecto u otro animal pequeño los toca. Cuando esto ocurre, el limbo foliar se cierra en torno a la presa y las espinas de los bordes impiden que escape. Una vez que las glándulas de la hoja han digerido los tejidos blandos de la presa, ésta se abre y tiende de nuevo la trampa.

Las de succión cuentan con vejigas especializadas que se encuentran bajo agua y que tienen hasta 5 mm de diámetro. Estas cuentan con una abertura protegida por cerdas. Cuando un animal pequeño, como un insecto acuático o un pez, toca las cerdas, la vejiga se dilata súbitamente, absorbiendo al animal y atrapándolo para ser digerido.